Skip to main content

Para evitar una depresión, el Senado debe aprobar ayuda federal para los servicios locales

Conforme persiste la pandemia del coronavirus y se vuelven más serios sus devastadores efectos en nuestra economía, se está solidificando un consenso no ideológico sobre los próximos pasos a tomar para evitar consecuencias aún peores: el gobierno federal debe ayudar a los estados, ciudades y localidades.
Previous Durante la Semana de la Policía, honramos a los miembros de AFSCME que trabajan en seguridad pública
Por Personal de AFSCME ·
Para evitar una depresión, el Senado debe aprobar ayuda federal para los servicios locales
Spencer Platt / Getty Images

No es todos los días que líderes conservadores y progresistas se ponen de acuerdo sobre la solución a un problema. Pero conforme persiste la pandemia del coronavirus y se vuelven más serios sus devastadores efectos en nuestra economía, se está solidificando un consenso no ideológico sobre los próximos pasos a tomar para evitar consecuencias aún peores: el gobierno federal debe ayudar a los estados, ciudades y localidades.

No se logran acuerdos bipartidistas todos los días, pero la urgencia del momento ha logrado reunir a voces diversas que resuenan más fuertes cada día. Pueden no estar de acuerdo sobre una variedad de temas, pero ahora ven claramente que a menos de que el Congreso actúe de forma decisiva para ayudar a estados, ciudades y localidades, el actual decrecimiento económico será sólo el principio de una crisis prolongada que podría llevar a una depresión.

“Una de las cosas que me parecieron realmente desconcertantes fue la pérdida masiva de empleos en los gobiernos estatales y locales”, dijo Mark Zandi, economista principal de Moody’s Analytics y asesor del finado senador republicano John McCain cuando éste fue candidato a presidente. “Se trata de 1 millón de empleos. Esto sugiere que los estados y gobiernos locales se encuentran bajo un estrés financiero muy grave”.

A menos de que el gobierno federal tome acción ya para ayudar a estados, ciudades y localidades, dijo Zandi, “vamos a ver más pérdidas de empleos. Estos son trabajos críticos. Se trata de policías, bomberos y trabajadores de emergencia. Son el tipo de empleos que necesitas en una crisis. Son trabajos que pagan medianamente”.

Jerome Powell, presidente del Sistema de la Reserva Federal, quien fue nominado a su cargo por el Presidente Trump, sugirió que a menos de que el gobierno federal haga más para ayudar a estados, ciudades y localidades, los gobiernos que no puedan equilibrar sus presupuestos seguirán despidiendo a trabajadores y recortando servicios públicos.

“Hay mucha presión presupuestaria ahí”, dijo. “Y los gobiernos estatales y locales proporcionan muchos de los servicios críticos de que la gente depende. La seguridad, la seguridad pública, bomberos, policías y así”.

El despido de trabajadores estatales y locales y el recorte de servicios no es “ideal en un momento en que sigues teniendo necesidades médicas importantes. Entonces es algo que se debe tomar en cuenta seriamente”, dijo Powell, refiriéndose a la ayuda del Congreso.

El pueblo estadounidense está de acuerdo: según una reciente encuesta, más de ocho de 10 votantes favorecen un paquete de ayuda federal de $1 billón para los estados, ciudades y localidades. El Senador de Kentucky Mitch McConnell debe escuchar a la gente y a las voces de la razón de su propio partido.

“No es un tema partidista el querer que la escuela de tus hijos tenga niveles de personal adecuados, o que se recoja la basura en tu casa o negocio”, dijo el Presidente de AFSCME Lee Saunders. “Los votantes demócratas, republicanos e independientes todos quieren que salga agua limpia de sus lavaderos. La gente necesita que el servicio de ambulancia llegue a tiempo ya sea en estados rojos, azules o morados”.