Skip to main content

Durante la Semana de la Policía, honramos a los miembros de AFSCME que trabajan en seguridad pública

Durante la Semana de la Policía, honramos a los oficiales de seguridad pública que pagaron con sus vidas en el ejercicio de su deber.
Previous Enfermera de Connecticut prioriza a sus pacientes (y a sus chicos)
Por Pete Levine ·
Durante la Semana de la Policía, honramos a los miembros de AFSCME que trabajan en seguridad pública
De izq. a der.: Stephen B. McLoud, Troy Phillip Chisum, Pedro Joel Rodríguez-Mateo. Foto: Página web memorial a los oficiales caídos.

Durante la Semana de la Policía, honramos a los oficiales de seguridad pública que pagaron con sus vidas en el ejercicio de su deber. También reconocemos el rol único que los trabajadores de emergencia miembros de AFSCME juegan en tiempos de crisis.

En 2019, tres oficiales miembros de AFSCME murieron o fueron asesinados en el cumplimiento de su deber. Sus nombres, junto con los nombres de 135 otros oficiales que murieron en el cumplimiento de su deber en 2019 (además de 172 oficiales que murieron en años anteriores pero cuyos nombres serán agregados ahora), serán grabados en el Memorial Nacional a los Oficiales de la Ley (National Law Enforcement Officers Memorial) en Washington, D.C. 

Estos oficiales son:

Mientras que las ceremonias memoriales anuales no serán realizadas en persona en Washington debido a la pandemia del coronavirus, en su lugar se realizará una vigilia virtual el 13 de mayo.

La Semana de la Policía es un momento no sólo para honrar a quienes mantienen seguras nuestras comunidades sino también para resaltar los peligros que enfrentan y reconocer su constante presencia, más importante ahora durante la pandemia de COVID-19.

En las comunidades rurales del Condado de Fulton, Illinois, el Asistente de Sheriff Ryan Maricle dice que la pandemia de COVID-19 no ha cambiado la manera en que él y sus colegas protegen a sus comunidades, aunque sí implica tomar precauciones adicionales.

“Nuestros retos son los mismos que los de todos. Estamos tratando de mantenernos seguros mientras seguimos sirviendo a nuestra comunidad de forma adecuada”, dice Maricle, miembro de la Local 3433 de AFSCME (Concilio 31). Por suerte, dice, “La gente de verdad está obedeciendo las leyes”.

El impacto de un crimen cometido en el Condado de Fulton se siente profundamente. El pasado junio, Chisum, asistente de sheriff del condado, murió en el cumplimiento de su deber al atender a una llamada de violencia doméstica. Su muerte sacudió a la comunidad rural.

“Fue el peor evento que he enfrentado en mi vida y mi carrera”, dice Maricle, quien era amigo cercano de Chisum. Pero Maricle y sus colegas también presenciaron algo inspirador. “Yo vi a nuestra comunidad, a gente de todo tipo, incluso a gente que había cometido crímenes, pararse en los costados de la calle y mostrar respeto a una gran persona”.

En la ciudad de New London, Connecticut, Todd Lynch, quien ha servido a su comunidad por 20 años como agente de policía estatal y oficial de la ley, dice que mientras que “la gente tiene sus propias perspectivas sobre los oficiales de la ley”, se ha arraigado una nueva apreciación por los servidores públicos en el frente de la lucha contra la pandemia de COVID-19.

“El reconocimiento es mucho más de lo que era antes”, dice Lynch, presidente de la Local 724 (Concilio 4).

Mientras que la apreciación por los servidores públicos ha crecido recientemente, eso no afecta la manera en que Lynch y sus colegas sirven a sus comunidades. En una ciudad en que, durante un turno de ocho horas, podría responder a una variedad de crímenes, Lynch sigue enfocado en hacer su trabajo y mantener seguras a las personas.

Lynch dice que la Semana de la Policía también es un momento para recordar a quienes “todavía están en el frente”.

Uno de los oficiales caídos, McLoud, ya se había jubilado, pero murió de una enfermedad relacionada con su trabajo. Aunque era de un condado rural, desarrolló cáncer luego de ser asignado a trabajar en un vertedero después de los ataques terroristas de septiembre 11, 2001.

En Ponce, Puerto Rico, la Oficial Correccional Jessica Martinez, presidenta de la Local 3500 de AFSCME, Servidores Públicos Unidos (Concilio 95), describe los retos que ella y sus colegas enfrentan al servir y proteger a los presos.

“Tenemos que lidiar con una población de individuos que no respetaron las reglas de la sociedad y su tendencia una vez adentro es seguir en actividades criminales”, dice Martinez. “Nuestro trabajo es proteger vida y propiedad, pero siempre tenemos que ir más lejos, siendo nosotros el principal recurso para la rehabilitación de los presos. Esto no es para cualquiera. Necesitas un compromiso muy serio con el servicio público”.

Martinez trabaja en la misma cárcel de máxima seguridad, Las Cucharas, en que Rodríguez-Mateo fue asesinado por un preso en 2019.

Se puede honrar a los oficiales de la ley este año prendiendo una vela virtual. AFSCME es un socio orgulloso y fuente de apoyo para el memorial y museo a los oficiales de la ley.