En Español » Desde el Blog

En la semana de los oficiales y empleados correccionales, renovamos nuestro compromiso por una unión fuerte

por Pablo Ros  |  11.05.2018

En la semana de los oficiales y empleados correccionales, renovamos nuestro compromiso por una unión fuerte

Cuando Karen Myers primero solicitó un puesto de trabajo en el área de corrección hace más de 26 años, tuvo que esperar dos años para obtenerlo.

“La fila de espera era increíblemente larga”, recuerda Myers. “Todo mundo quería trabajar en el área de corrección”.

Myers es sargento mayor en el Centro Correccional B.B. Rayburn en Angie, Luisiana. También es miembro del Concilio 17 de AFSCME, Local 3686.

Hoy en día, hay mucho menor demanda para dichos puestos de trabajo.

“Ahora, sólo tienes que esperar dos días para que te contraten”, dice ella. “La rotación de personal es muy alta. Casi no puedo mantenerme al tanto con las nuevas caras en mi lugar de trabajo”.

Al igual que muchos oficiales correccionales, Myers se siente orgullosa de su trabajo. Y de poder servir a su comunidad. Pero para ella, así como para los miles de hombres y mujeres que trabajan en instituciones de corrección en todo el país, se ha vuelto más difícil hacer sus trabajos de forma segura y efectiva.

En toda la nación, las mujeres y hombres que contratamos para proteger nuestra seguridad se encuentran mal pagados, con demasiado trabajo y sus lugares de trabajo son menos seguros. Con algunas excepciones, como Texas, los aumentos salariales para el personal de corrección son raros. Myers no ha recibido uno en ocho años. La seguridad también es un problema, siendo la violencia en contra de los trabajadores en las cárceles una creciente amenaza.

Es por ello, afirma Myers, que es más importante que nunca ser parte de una unión fuerte. Ella es delegada de su unión local y dice que ser parte de una unión es la manera de mejorar la comunicación con la administración y asegurar que las reglas lo protegen a uno y no lo perjudican.

“Cuando empecé a involucrarme más y más en mi unión, aprendí mucho que no sabía”, dice. “Desde entonces, nosotros como unión hemos podido levantarnos juntos en muchas ocasiones”.

Esta semana es la Semana Nacional de los Oficiales y Empleados Correccionales, en que honramos al personal correccional por sus contribuciones invaluables a la sociedad. Fue establecida en 1987 por Ronald Reagan, quien dijo de los trabajadores correccionales, “Ningún grupo de estadounidenses tiene un trabajo más difícil o menos visible que los valientes hombres y mujeres que trabajan en nuestras instalaciones correccionales”.

Aunque trabajen detrás del escenario, los oficiales y empleados correccionales nunca dejan de servir a sus comunidades. Ejercen en sus puestos con orgullo. Esto lo sabemos porque AFSCME es la unión de 85,000 trabajadores correccionales en todo el país, y nos sentimos orgullosos de llamarlos hermanas y hermanos.

En un momento en que los trabajadores correccionales enfrentan grandes retos en el trabajo, es más importante que nunca mantenernos unidos en una unión fuerte. En la Semana Nacional de los Oficiales y Empleados Correccionales, nos comprometemos a hacer eso justamente.


Next: Trabajadores de un hospital en D.C. votan para unirse a AFSCME
Previous: Trabajadores de la Universidad de California aprueban huelga

Get the latest from AFSCME

Get mobile updates

By providing your cell phone number you consent to receive calls (including recorded or autodialed calls, or texts) at that number from AFSCME and its affiliated labor, political and charitable organizations on any subject matter. Your carrier’s rates may apply. You may modify your preferences at: www.afscme.org/tcpa.

Get news & updates from AFSCME